Publicado el 1 comentario

El secreto… mimar el amor

Hoy, 13 de junio de 2021, hace 34 años que Ieni y yo comenzamos a caminar unidos en esta aventura vital. Y parece que fue ayer. Hasta el momento ha sido tan divertido que se nos ha hecho muy corto.

Este poema que os propongo esta semana fue uno de los leídos en nuestra ceremonia particular, muy particular.

Unido cada minuto de eternidad a ti 

  dándote la mano llena de energía

     para atravesar esta maraña 

   pegajosamente triste

                     etéreamente alegre. 

           Unido a tu inmensidad llena,

          recibiéndote íntegra, en un día

             para beber esa fuente de agua

                     cristalinamente clara 

                   ampliamente verde.

                     Unido a la luz tersa y blanca

         mirándote fuerte y divina

         para afrontar cualquier montaña

                  dolorosamente hiriente

                escrupulosamente obediente.

Unidos para saborear el tiempo,

para atraer la vida

                 insuflar el aire.

   Fundidos permaneceremos

hasta que la muerte

del amor nos separe.

Poema XXXI «Albium Sarat»

© César Sobrón

Publicado el Deja un comentario

Oda a la honradez

Un tesoro difícil de encontrar

en los tiempos de hambrientos tiburones,

de buitres despiadados y corsarios

con total carencia de caridad.

Son asesinos de las ilusiones.

Son el problema de las soluciones.

∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞

La honradez es el sendero,

la conquista personal;

es el bien más duradero

de los que quieran luchar

por un mundo más sincero.

Seres que saben amar,

valorar al compañero

con quien poder navegar

hacia un mundo menos negro.

Poema XII

∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞

La honradez,

hija del respeto y la verdad,

genera seres referenciales

en sociedades fuertes,

dispuestas a avanzar en la ciencia,

las artes y la cohesión social.

Poema XXXV

∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞

Ancla las relaciones profundas

establecidas entre los seres.

Abre las puertas

al crecimiento personal

para beneficio del entorno.

Aclara las sombras

que asoman

por los horizontes de futuro.

Poema LVIII

Abstractos

© César Sobrón

Publicado el Deja un comentario

Crisálidas

XLIII

Abren las flores,

tras el gélido invierno,

amor y olores.

CVIII

Brotan las flores.

Sobre tus huellas blancas

nacen colores.

CXVII

Espuma de olas,

trigal con amapolas,

bellezas solas.

CXXV

Raíz profunda;

luz, agua y tierra juntas;

planta fecunda.

CLVI

La gran riqueza,

memoria atesorada:

naturaleza.

José Cano Tapia

Crisálidas

© César Sobrón

Publicado el 1 comentario

Verdades provisionales

Al traspasar la membrana

de nuestra absoluta verdad,

de nuestras eternas creencias,

nos encontramos cara a cara,

boca a boca, palabra a palabra,

mirada a mirada, con el otro.

Otro, en su burbuja de realidad,

otro que nos cuestiona

con sus pupilas dilatadas,

nos despierta

todas las dudas dormidas,

cálidamente arropadas

con todas nuestras

certezas.

Poema IXL

“Otredad”

© César Sobrón

Publicado el Deja un comentario

Amor a las madres, a los hijos, a los hermanos, a los vecinos…

Foto: Nani del Prado

El amor

El amor es la energía

que nos ilumina

por dentro;

nos funde

con lo mejor del entorno,

en la ocasión regalada

por los días,

con todas sus horas.

Poema I

∞ ∞ ∞

El amor es el principio.

El amor es el final.

El amor es el motivo

y el fin de la humanidad.

El amor abre fronteras

al universo

de la felicidad satisfecha

al fundirnos con los demás.

Poema XXIV

∞ ∞ ∞

Ámate y te amaré.

Quien se ama,

se conoce y respeta.

Quien se conoce,

reconoce el valor de los demás.

Quien valora a los demás

es un ser amable.

Ámate y te amaré.

Poema XLVII

«Abstractos»

© César Sobrón

Publicado el 2 comentarios

Cerbantes

Defensa del uso de la «b» en el apellido de Miguel de Cerbantes

Me tengo por hombre subjetivo y respetuoso hasta la médula. A contra corriente y desde la noche del veintidós de abril de 1995, vengo solicitando públicamente una B en el Cerbantes de Miguel. Y no soy el primero que lo hace. Ya, desde 1905 hubo algún autor que la reclamó. Y más cercano aún, Fernando Arrabal en la biografía que escribió de Cerbantes, también lo hizo. Me alegré mucho al ver el logotipo del 450 aniversario plantado en la plaza de Cervantes de la bella ciudad de Alcalá de Henares. Supuse que era una muestra de respeto hacia nuestro gran fabulador.

Los que dedicamos nuestras vidas a las letras, necesariamente hemos buceado por la obra del Padre de la novela castellana. Y cuanto más se sumerge uno, más asombrado queda al comprobar que hace casi cinco siglos, alguien, sin conocer a Freud, pueda profundizar de tal manera en la esencia del ser humano. Aún hoy, el lector puede proyectarse en cualquiera de sus personajes y comprender un poco mejor el mundo que le rodea.

En sus libros y en la primera página de sus obras, en su época, el nombre aparece con V. Al mismo tiempo él sigue escribiendo y firmando sus manuscritos con B. ¿Por qué? ¿Ganas de incordiar? ¿Imitación de la firma paterna? ¿Herencia letrada de su abuelo Juan? ¿Era tan ignorante que no sabía ni escribir su nombre? ¿Era una forma de reafirmarse en su valía? Según investigo, mi criterio va variando sin decidirme por una respuesta concreta.

Para alguien del que tanto he aprendido, mis respetos. Respeto la voluntad de su mano que en la danza de inmortalidad, decidió pegar un salto a la mitad del segundo compás. ¿Pretendía ocultar sus orígenes de Siervo o Ciervo? No sé por qué motivo lo hacía. La evidencia es, como la portada del libro y la serigrafía del disco demuestran, que firmaba con B. Su voluntad, en esta cuestión, para mí, está por encima de todas las academias del mundo.

Polémica banal en superficie. Pretexto. Como pretexto de la vida es la misma literatura. Pretexto para hablar de Miguel y su obra. Una estupidez según algunos académicos. Una aberración según otros.

Al igual que busco datos para comprender las épocas vividas por el hombre, para aproximarme a la realidad particular en lo posible, así mismo respeto mis conclusiones provisionales y, por supuesto, siempre subjetivas. Lejos de considerarme involucionario por rescatar una grafía anterior a las últimas conclusiones ortográficas, me tengo por evolucionario. La evolución en este caso consiste en aceptar su firma tal cual. Por si…, por si fuese un guiño al mundo de que era consciente de su nobleza literaria. De su valía. Por como escribe Saavedra, es evidente que si traza una b, no es porque no sepa hacer una uve.

Si daba igual… e igual da… ¿Por qué no escribir en nuestro tiempo Cerbantes? A lo largo de la historia, su obra se ha adaptado a las necesidades del lector. Sus coetáneos la aceptaron por el humor que contenía. Los románticos extrajeron la utopía, el amor platónico, los valores sublimes… …. …

Hoy, en mi caso, me asombro ante la proyección vital sobre el papel y con palabras, de un hombre honesto entre y contra un cúmulo de circunstancias adversas. Un alma grande que fue, y al que respeto como autor y amo como amigo en la medida que le conozco. Lejos de ignorar sus límites y percibir a Miguel como mito, acepto sus miserias humanas, que reafirman su importancia como escritor sincero e innovador y como hombre avanzado a su época en cuanto a la valoración de la mujer se refiere, y al sentido común.

Tal vez el cambio de una letra suponga un ligero trastorno editorial. Nimio en comparación con los beneficios.

Tal vez el cambio de una letra tras la reflexión nos permita abordar la obra que escribió desde otra perspectiva, con más matices. Tal vez la aceptación de una b suponga un incremento en la valoración del genio humano que existió.

Tal vez el sentido cerbantino-erasmista de la vida rebrote en nosotros y nos transforme en individuos más solidarios y respetuosos con los pensamientos distintos.

© César Sobrón