Publicado el Deja un comentario

La vida al tran tran

En el fondo del alma

se instalan los respetos

que llegan con los besos,

nuevos, cada mañana.

A la cima más clara

ascienden los secretos

que bullen entre el suelo,

duro, por la esperanza.

Un palpitar eterno

del corazón etéreo

que nutre las culturas.

Crecer al compartirse,

sentir, al abrazarse,

sin lanzas ni armaduras.

«Drinos» Poema XLIX

© César Sobrón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.