Publicado el Deja un comentario

Miguel de Cerbantes

Pista 1

Hoy, hace unos cuantos años, nació Miguel de Cerbantes y Cortinas, que con el tiempo se transformaría en Miguel de Cerbantes Saavedra. Murió su carne. Quedó su alma impregnando todas las obras que escribió, en especial en su última obra, Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Nunca me cansaré, por todo lo que he aprendido con él, de felicitar su nacimiento.

Aquí os propongo un par de poemas, uno cantado y otro escrito, para gozar con vosotros, amigos lectores, con su nacimiento.

Vaticano, Lepanto y otras batallas 22-28 años


Huyendo del patíbulo,

a Roma llegó Miguel.

El cardenal Acuaviva

le otorgó la gran merced

de andar por el Vaticano.

Así, poder conocer

la novedad de las artes

atesoradas en él.

Se alistó, como soldado,

al ejército después

para luchar contra el turco.

El esquife del bajel

fue su puesto en la batalla.

Atacado por las fiebres,

deseoso de vencer,

en la proa cayó herido,

a punto de fenecer

por un par de arcabuzazos

que le rasgaron la piel.

A bordo de la Marquesa

luchó por su rey y su fe,

Allí mostró su valía.

Allí cumplió su papel.

Satisfecho, en Mesina,

se curaron sus heridas.

Cicatrices en el pecho

y con su brazo maltrecho,

continuó batallando,

orgulloso y mutilado

hasta que pudo lograr

título de capitán.

Miguel de Cerbantes. Su vida en canto (fragmento)

Publicado el Deja un comentario

Las vidas que construimos

Puede que la vida sea…

                         una broma,

                                         un valle de lágrimas,

                                          un monte de lástima,

                      una coma,

                                    un punto y seguido

                                  o un punto final.

Pero los instantes construyen,

                                                   con palabras, las historias…

                                                         los recuerdos que cimentan

                                             la memoria colectiva.

           Poema IX         Hacia dentro

© César Sobrón




Publicado el Deja un comentario

Saturación

Vayáis donde vayáis

ya está lleno.

Cristo, Mahoma y Buda

negocian la reencarnación

para aliviar la saturación

con una buena purga.

Anticipada jubilación de eternidad

a quien lo desee.

Puede volver a la tierra si quiere

pero no se le garantiza

el puesto a su regreso.

Ha parido tantos humanos la historia

anónimos los más y más interesantes,

que vayáis donde vayáis,

ya está lleno.

Tanto en la Tierra

como en el cielo

el purgatorio, el limbo

o el mismísimo infierno.

© César Sobrón

Poema XXIX     “La enésima fuga de Prometeo”

Publicado el Deja un comentario

Canto al vino

 

Jugo de la tierra, el sol y el tiempo

para regar amistades,

bañar las comidas entrañables

con moderación, deleite y sosiego.

Vino elaborado con el cariño

                     y respeto que Baco se merece

para que a quienes compartimos

                                     el caldo, la vida nos dé aire y nos respete.

© César Sobrón

“Palabras primarias” Poema ILII

 

Publicado el Deja un comentario

El instante

XXVI

El instante es lo que cuenta

lo que vale es el instante,

intenso y palpitante,

nuevo con cada dilema.

El instante que se esfuma,

la espuma del oleaje

del devenir humano,

cada cual, en su traje,

para sus actos cotidianos.

Todas las gotas valen,

todas las gotas cuentan

para formar los océanos.

«Hacia dentro»

© César Sobrón

Publicado el Deja un comentario

SER

Poema de Pero Grullo

 

Ser. Ser un también

entre todos.

Ser un grano sólido

de arena en la montaña.

Ser una palabra serena

en el discurso acalorado.

Ser un matiz

entre opiniones.

Ser un ser presto

al respeto de la libertad

ajena y propia.

Ser un ser, despierto

el espíritu crítico,

con las botas ansiosas

de caminos.

 

© César Sobrón

Poema XLIII