Publicado el Deja un comentario

Carpe diem

Si asumimos lo efímero

de nuestro ser en el universo,

apenas un átomo de la inmensidad,

un fugaz instante,

una micra de eternidad.

Si danzamos etéreos

al ritmo que marca la vida,

si participamos, sinceros,

de la entropía universal

con un respeto exquisito,

se abre la posibilidad

de generar microarmonías,

amor fusionante,

poesía.

Poema XVI «Otredad»

© César Sobrón