Publicado el 1 comentario

La envidia

Desde hace tiempo se dice que la envidia se apodera de la mayoría de los españoles y nos impide el crecimiento. Puede que sea cierto, y aún así, crecemos. ¿Hasta dónde llegaríamos si superáramos esta pandemia restrictiva? Tal vez estos tres poemas nos sirvan de vacuna. Os deseo una semana libre de envidias.

Suponer inmerecidos

los triunfos ajenos

hasta el punto

de sembrar el desprecio.

∞ ∞ ∞

Carecer de la posibilidad

de disfrutar de los éxitos

propios,

inmersos en el dolor aplastante

de los logros

de quienes nos rodean.

Poema XVII

∞ ∞ ∞

Impide,

a quien la siente dentro,

la fusión sincera entre los seres

para compartir,

tiempo, bienes,

placeres, esperanzas

y experiencias.

La envidia es un tobogán

hacia la soledad indeseada.

Poema XL

∞ ∞ ∞

La envidia destruye

la posibilidad de relaciones

entre seres

con insatisfacción permanente.

La envidia supone

injustos

los éxitos ajenos

y los fracasos propios.

«Abstractos»

© César Sobrón