Publicado el Deja un comentario

Somos tan ignorantes…

La ciencia avanza, pero los hechos demuestran que, a pesar de toda nuestra presunción, las ignorancias nos dominan. Aún no sabemos vivir en paz, ni equilibrar las economías, y solucionamos las diferencias a cañonazos.

Ignorancias desgarradas

ante los ojos transparentes

lentamente,

levemente,

dulcemente.

Ignorancias rotas

con cada instante vivido

en el interior de los sentidos.

Ignorancias eternas

reincidentes, constantes

inmutables evidentes…

Ignorancias reflectantes

de los límites

de cuantos los blanden.

Poema V

∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞ ∞

Cuando la codicia

conduce al conocimiento

para lucro personal…

Han de cavarse abismos

que protejan los botines

depredados a la humanidad.

Y… aún así.

¡En poco se tiene

quien tanto necesita!

Poema VIII

«Hacia dentro»

© César Sobrón