Publicado el Deja un comentario

La generosidad hecha profesión

Qué generosidad la del docente

que ofrece su trabajo cotidiano

para integrar la realidad emergente

que suda el caos del género humano.

Qué amplitud la del espíritu llano

que asume la ignorancia de las almas

para modelar con sus propias manos

y transformar ansiedades en calma.

Cuánta serenidad se necesita.

Poder entresacar entre los gritos

los miedos que aparecen de visita.

Cuánto respeto, me inspiran los mitos

silenciosos, que a la aventura invitan,

que extraen sabiduría a los ritos.

Poema XV «Las partes de un todo»

© César Sobrón

(Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso del autor)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.