Publicado el Deja un comentario

Miguel de Cerbantes

Pista 1

Hoy, hace unos cuantos años, nació Miguel de Cerbantes y Cortinas, que con el tiempo se transformaría en Miguel de Cerbantes Saavedra. Murió su carne. Quedó su alma impregnando todas las obras que escribió, en especial en su última obra, Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Nunca me cansaré, por todo lo que he aprendido con él, de felicitar su nacimiento.

Aquí os propongo un par de poemas, uno cantado y otro escrito, para gozar con vosotros, amigos lectores, con su nacimiento.

Vaticano, Lepanto y otras batallas 22-28 años


Huyendo del patíbulo,

a Roma llegó Miguel.

El cardenal Acuaviva

le otorgó la gran merced

de andar por el Vaticano.

Así, poder conocer

la novedad de las artes

atesoradas en él.

Se alistó, como soldado,

al ejército después

para luchar contra el turco.

El esquife del bajel

fue su puesto en la batalla.

Atacado por las fiebres,

deseoso de vencer,

en la proa cayó herido,

a punto de fenecer

por un par de arcabuzazos

que le rasgaron la piel.

A bordo de la Marquesa

luchó por su rey y su fe,

Allí mostró su valía.

Allí cumplió su papel.

Satisfecho, en Mesina,

se curaron sus heridas.

Cicatrices en el pecho

y con su brazo maltrecho,

continuó batallando,

orgulloso y mutilado

hasta que pudo lograr

título de capitán.

Miguel de Cerbantes. Su vida en canto (fragmento)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.